Convenios


FONDO ROTATORIO DE OVINOS



La CNFR con el apoyo técnico de INIA, viene desarrollando desde hace algunos años una estrategia llamada “Fondo Rotatorio de Ovinos” de raza Frisona Milchschaf.

OBJETIVO

Minimizar las necesidades de inversiones iniciales, compartir los riesgos y al mismo tiempo poner a disposición de los productores material genético ovino apropiado.

Dicha estrategia se sustenta en que estos productores logren, con mínimas inversiones de capital y apoyados mayoritariamente en el empleo de su mano de obra, insertarse en la actividad rural en general y en la actividad ovina en particular, creciendo paulatinamente en ella, en un comienzo a partir de la producción de lana y de corderos y en un futuro en leche o quesos ovinos u otro producto diferenciado.

Operativamente, el productor recibe ovejas del Fondo Rotatorio y en primera instancia se compromete al cuidado y alimentación de las mismas; así como a la devolución paulatina de una pequeña fracción de las corderas que aquellas le producen durante los primeros 5 años. La cantidad de animales que un productor recibe, depende de sus posibilidades productivas y de la disponibilidad del Fondo Rotatorio, que a su vez se nutre de las devoluciones periódicas que ascienden a 6 corderas por cada 5 recibidas. De esta forma, el Fondo crece e incrementa el número total de vientres disponibles para ser distribuidos entre nuevos interesados. Con este mecanismo y en el transcurso de estos pocos años, el número de vientres que pertenecen al Fondo Rotatorio de CNFR, se ha incrementado de 140 a más de 200 en la actualidad.

Con el tiempo, los mismos beneficiarios se transforman en participantes activos y son ellos quienes orientan en las diferentes etapas de este proceso a aquellos que se inician o demuestran interés en ser promitentes beneficiarios. El éxito del sistema depende a su vez, de que cada productor aporte además de su trabajo, entusiasmo, afán de superación y aprendizaje, capacidad de integración y solidaridad con los otros productores.

Con las primeras experiencias desarrolladas en estas regiones, ha quedado en evidencia la pérdida de cultura ovejera, así como la falta de servicios y apoyos logísticos relacionados al rubro. Esto ha generado una nueva y variada demanda de información tecnológica y cultural relacionada al manejo de los lanares en las diferentes etapas de su ciclo productivo y reproductivo.

Una nueva generación de un modelo diferente de productores de ovejas, que apuesta a la cultura y al futuro, se esta esforzando por recuperar un patrimonio perdido, tal vez hace ya muchas décadas, a fin de generar nuevas opciones para el desarrollo social de nuestro país.




Acceso de Usuarios Links de Interés Entidades de Base Monitoreo de la Situación Agroclimática Monitoreo de la Situación Agroclimática

Todos los campos son obligatorios.



Todos los campos son obligatorios.

Tu mensaje se ha enviado correctamente.

Gracias. Nos estaremos comunicando a la brevedad.