Convenios


ACUERDO CON EL PROYECTO DE PRODUCCIÓN RESPONSABLE (MGAP)



ANTECEDENTES

En diciembre de 2007 se procedió a la firma de un nuevo Acuerdo de Trabajo con el Proyecto Producción Responsable del MGAP (PPR). Se trata del segundo Acuerdo que se firma entre las partes, en función de los muy buenos resultados obtenidos a partir del trabajo realizado entre 2006 y 2007.

OBJETIVO

Promover el desarrollo sustentable de la producción familiar en el Uruguay a través de la profundización y consolidación del proceso de trabajo conjunto y de cooperación entre CNFR y PPR.

Se profundiza el proceso iniciado en 2006, continuando una secuencia lógica de pasos: difusión – sensibilización – capacitación – formulación de proyectos – seguimiento y evaluación participativa de las experiencias.

DESTINATARIOS

Los destinatarios de este nuevo plan de trabajo son aquellos productores familiares que se encuentran en plena fase de ejecución de proyectos prediales, avalados por entidades de base de CNFR situadas en tres regiones piloto: los departamentos de Canelones, Montevideo Rural y Rivera.

Dados los buenos antecedentes, se está trabajando en conjunto con los técnicos responsables de los mismos y con los técnicos regionales del Proyecto, para el cumplimiento de los siguientes objetivos específicos:

1- Propiciar la construcción de una visión colectiva en relación al manejo sustentable de los recursos naturales de uso agropecuario, entre los productores involucrados en propuestas prediales financiadas por el Proyecto.

2- Apoyar el proceso de ejecución de propuestas de manejo integrado de los recursos naturales y la biodiversidad, a través de un seguimiento de las actividades realizadas por técnicos y productores vinculados a CNFR involucrados en el Proyecto.

3- Contribuir al fortalecimiento de las instituciones participantes, fomentando el desarrollo de las capacidades tanto a nivel de productores como de técnicos vinculados a las entidades de base de CNFR, con el aporte coordinado de los equipos técnicos de CNFR y del Proyecto.

4- Promover la articulación de esfuerzos de CNFR y del Proyecto con otros actores institucionales, tanto del sector público como del privado.

 EJECUCION DEL PLAN DE ACTIVIDADES

Para lograr estos objetivos, se han implementado una serie de talleres de trabajo en las tres regiones anteriormente definidas. La primer instancia, se realizó con los técnicos responsables de los proyectos prediales, actores clave en la vinculación de los grupos de productores con el Proyecto, para recoger su visión de la experiencia de la implementación de los proyectos, teniendo en cuenta no sólo los aspectos relativos al manejo integrado de los recursos naturales y los resultados de la aplicación de las medidas de manejo planteadas, sino también de las otras dimensiones que hacen a la sustentabilidad de la agricultura familiar: los procesos colectivos y sociales, y los aspectos económico-financieros e institucionales. Bajo esta consigna, se hizo el “ejercicio” de imaginar un escenario futuro, que trascienda los alcances del Proyecto, para identificar los aciertos y las principales limitantes sobre las que se deberá trabajar a partir de esta experiencia.

ANALISIS DE LOS RESULTADOS DE LOS TALLERES

Sobre lo colectivo:

Muchos de los grupos y agrupamientos de productores (algunos de los cuales se formaron a instancias del Proyecto) han trascendido mas allá de la ejecución de los proyectos, incrementando los niveles de diálogo e integración entre los productores, muchas veces favorecidos por su condición de vecinos y por la acción de los técnicos.

Los técnicos reconocen falencias propias para acompañar estos procesos, lo que asocian a las carencias de su formación profesional con respecto a los procesos grupales. Otro tema sentido, es la carencia de apoyos institucionales dirigidos a promover y facilitar la formación de los productores para protagonizar procesos asociativos de largo aliento, justificando que por ello la cultura asociativa de los productores es débil o inexistente. En algunos casos se inició o profundizó la vinculación de los productores con las organizaciones locales, principalmente a través de su afiliación.

Sobre aspectos relativos al manejo de los Recursos Naturales:

Los técnicos coinciden en que el Proyecto ha sido útil para poner esta temática a consideración de ellos mismos y de los productores, lo que ha contribuido a su sensibilización.

Se reconoce también que los técnicos están procesando un cambio de mentalidad, desde una visión claramente productivista a una más respetuosa del valor de los recursos naturales.

Existe una firme coincidencia entre los técnicos sobre la incidencia de la cuestión económica sobre las prácticas de manejo de los productores. El sentimiento dominante es que el productor (principalmente el pequeño) vive bajo una real y permanente preocupación por su situación económica, y que ello dificulta el abordaje de la problemática de la conservación de los recursos naturales.

Otro punto que es visto como un aporte positivo del Proyecto, es que brinda la oportunidad de aplicar y evaluar técnicas innovadoras de manejo de los recursos naturales, sin arriesgar el capital del productor. Destacan que desde la ejecución de los proyectos prediales se generan “experiencias y aprendizajes” en varias dimensiones.

Es general, la opinión es que el subsidio seguirá siendo un elemento fundamental para continuar el proceso de construcción de una cultura de producción responsable, debido a elementos tales como las urgencias económicas de los productores, y la ansiedad por ver los resultados positivos en el corto plazo.

Sobre el relacionamiento técnico – productor – grupo:

En varios casos parece constatarse que existe una débil articulación entre los componentes, especialmente en la relación productor – grupo.

Los técnicos coinciden en que “la base de esta relación está en la confianza”, cuyo proceso de generación es largo, y que para ellos implica adaptarse a los ritmos, demandas y necesidades de los productores que muchas veces trascienden los aspectos técnicos y productivos.

La percepción general sobre el rol del técnico, es que debería consistir en acercarle a los productores, propuestas tecnológicas que hagan posible una producción sustentable. Aunque muchos reconocen que, en la práctica, no se trata únicamente de eso.

Sobre la dimensión económico-financiera e institucional:

Se hizo mención a algunas dificultades operativas generadas por los retrasos en los desembolsos financieros, pero que a medida que se fue resolviendo, los productores respondieron bien, porque valoran el apoyo que se les da y se preocupan por administrar adecuadamente los fondos y cumplir con las propuestas técnicas de los proyectos.

Hubo espacio para reflexiones más profundas, referidas a la permanencia de los grupos y a sus posibilidades de establecer futuras articulaciones con instituciones relevantes, pensando en la sustentabilidad de los productores pequeños. Algunos técnicos reconocieron la importancia del rol que cumplen las organizaciones de productores en este sentido, planteando que éste es uno de los principales desafíos a atender. 

También se aludió a la importancia que tiene para la sustentabilidad de los pequeños productores granjeros, la definición de políticas de largo plazo que apoyen el desarrollo del sector.

NUEVO ACUERDO DE TRABAJO

El 29 de setiembre de 2009 se efectuó la firma de un nuevo Acuerdo de Trabajo entre CNFR y Proyecto Producción Responsable (PPR) para implementar la Evaluación de Impacto Ambiental en actividades Rurales - EIAR- en predios de productores agropecuarios familiares con proyectos de manejo integrado de los recursos naturales y la biodiversidad en ejecución avalados por la CNFR.

La implementación del EIAR, herramienta innovadora desarrollada por Producción Responsable, se aplicará en los rubros ganadería (zonas este y norte) y hortifruticultura (zonas sur y litoral oeste), lo que permitirá seguir generando experiencia y aprendizajes en la implementación de políticas públicas en forma coordinada entre los organismos gubernamentales y las organizaciones de productores. También permitirá el entrenamiento de los técnicos asesores en el uso de esta herramienta que facilitará la visualización y comprensión de los productores acerca de los resultados de las medidas de manejo adoptadas en las propuestas prediales.

Objetivos Específicos

1. Articular esfuerzos en el proceso de evaluación de los impactos resultantes de la puesta en marcha de las propuestas de manejo integrado de los recursos naturales y la biodiversidad.

2. Propender a la generación de masa critica para el uso, aplicación e interpretación de la herramienta, a través de la capacitación de técnicos vinculados a entidades de base de CNFR en el empleo de la herramienta metodológica EIAR, su aplicación en los predios y la discusión de los resultados, conjuntamente con los productores involucrados en las propuestas prediales.

3. Difundir la herramienta EIAR entre los técnicos y productores, sistematizando la experiencia recogida de la utilización de la misma en el campo con el fin de contribuir al ajuste y mejora continua de esta herramienta.

4. Promover la articulación de esfuerzos de CNFR y del Proyecto con otros actores institucionales tanto del sector público como del privado.




Acceso de Usuarios Links de Interés Entidades de Base Monitoreo de la Situación Agroclimática Monitoreo de la Situación Agroclimática

Todos los campos son obligatorios.



Todos los campos son obligatorios.

Tu mensaje se ha enviado correctamente.

Gracias. Nos estaremos comunicando a la brevedad.